23 noviembre 2010

Charlie Parr - King Earl

E
n esta ocasión hablaré sobre un trabajo un poco fuera de la línea de este blog. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de las entradas aquí hablan sobre blues puro y duro, con el álbum de hoy intentaré mostrar la unión existente entre el country-blues y el folk tradicional americano. Bien es cierto que tan sólo basta con oir artistas como Mississippi John Hurt para darnos cuenta de que la línea que separa ambos estilos es muy delgada a veces, lo que pasa es que en el caso de J. Hurt nos referimos a un artista nacido a principios del siglo XX, cuando prácticamente dichos estilos no tenían nombre o etiquetas mientras que las grabaciones del artista sobre el que hablaré hoy están realizadas a la vez que otra gente graba pop, música electrónica, rap y otros tantos estilos tan sobrevalorados en este loco mundo.

"King Earl" es un álbum realizado en 2004 por Charlie Parr, un artista bastante desconocido por estos lares. En su interior nos encontramos con 13 temas cuya sonoridad va desde el ya nombrado Mississippi John Hurt, Furry Lewis o Mance Lipscommb hasta John Fahey o el ínclito Bob Dylan. Mucha gente que tenga la oportunidad de escuchar este disco sobre el que estoy hablando, pensará que podría sonar excesivamente a este músico de Minnesota (Dylan), artista que por cierto nunca he sabido apreciar, pero bajo mi punto de vista y como se suele decir, no hay color: la obra de Charlie Parr emana tradición, devoción e incluso creencia en la pureza artística musical, mientras que la de Dylan, está claramente mucho más adulterada desde sus inicios, por no hablar de la técnica musical de ambos que me resulta totalmente incomparable. Bueno, no seguiré hablando más de Dylan, para no ganarme muchos enemigos más.

"King Earl" es un disco con muchas sensaciones: me invita por momentos a la introspección en temas como "1917"; me transporta a los Montes Apalaches (pese a no haber estado allí nunca) con temas como "Mule Rider", en donde el artista demuestra que se defiende perfectamente con el banjo tocado en estilo "clawhammer" y me recuerda inevitablemente a Furry Lewis o John Hurt con cortes como "Jefferson Street Express" o "Ode to a New Dealer". Técnicamente nos encontramos a un músico que domina la guitarra slide tradicional de manera magistral, combinada con una voz algo aguda por momentos pero perfecta para la música que interpreta.
Disco para oir, escuchar, escribir acerca de él, volver a oir, escuchar, exprimir e incluso algún tema que otro podría sonar en mi funeral, ¿por qué no?.

Hablando objetivamente, también hay que añadir que podría ser un auténtico ladrillo sonoro para muchos (who cares?), en este blog no hay término medio.


Charlie Parr - Union Tramp






3 comentarios:

  1. Maestro, Dylan tiene unos blues muy buenos también y, con todos los respetos, el señor Zimmermann se sale de madre, es otra cosa, por lo que no es parangonable con ningún otro músico. Y luego es un pedazo poeta del 10....o por lo menos a mi me gusta. Después de Blowing in the wind se dispararon las ventas de armónicas en todo el mundo, jajaja....por algo sería!

    ResponderEliminar
  2. Esto es cuestión de gustos, como todo. Ya he tenido conversaciones sobre Dylan con mucha gente pero de momento no me convence. No dudo que haya significado algo en la historia de la música moderna, faltaría más, pero sinceramente no entiendo cómo llegó a ser lo que es. Aunque lo mismo me ocurre con otros cientos de artistas (Queen, Mike Oldfield, King Crimson, Cream, Eric Clapton, Rolling Stones, etc, etc). Es evidente que son lo que son por lo que significaron en su día pero en cuanto me puse a ahondar un poco en la música y a descubrir raíces, influencias y demás, todo se nubló a mi alrededor, hasta el punto de parecerme una gran mentira comercial.
    En fin, como dije es cuestión de gustos. Respetables pero no "compartibles". Soy bastante arcaico, purista, retrógrado o lo quiera que parezca pero: THANKS GOD!

    (8^)

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. No, hombre, lo que dices es muy acertado. En muchos casos no se entiende bien como fueron ellos en triunfar y no otros, pero no siempre es así. Algunos estaban allí en el momento justo, tuvieron su oportunidad y la aprovecharon bien. Si no eres bueno, el triunfo te dura poco. Yo a Dylan le veo el mérito de haber sabido pasar de un encasillamiento en la "canción protesta" y la música folk a otras historias más enjundiosas y muy diferentes....y seguir haciéndolo bien. Algo que da grima ver es como gente que sí que vale mucho, no logra despegar, y nunca llega a estar entre los grandes. Los mercados tienen razones que que la razón no entiende, jejeje....un saludo, y viva el blues forever!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...